Cómo Sacarse El Miedo A Conocer Mujeres

0

Tuve mi primera “novia” a los 13 y después de ella otras tantas…

Porque conocer mujeres se me daba bastante bien.

Sin embargo, había algo que no me gustaba de esos primeros encuentros y me costó darme cuenta precisamente qué era lo que pasaba.

Hoy me resulta claro en qué estaba fallando y cuando estoy en algún lado y veo a algún hombre siendo “un tierno” con una mujer o lo escucho hablando de su super trabajo o su auto, sonrío pero lo siento por él: me veo a mí mismo en otro tiempo y me imagino cómo se estará sintiendo.

¿Qué Pruebas Existen De Eso?

Fue unos años más adelante que entendí lo que me molestaba: ya estaba en la facultad y era el día antes de rendir el primer examen parcial.

Durante un recreo me puse a conversar con algunos compañeros y noté que estaban muy nerviosos por el examen.

Al principio no me daba cuenta qué es lo que les pasaba. Para mi, simplemente había que repasar lo que habíamos aprendido en las clases y creéme que no era tan difícil.

Y ellos sabían sobre el tema…

Y yo sabía que lo sabían porque cursaba con ellos todos los días y los escuchaba participar en clase.

Así que fui preguntando -con delicadeza- qué era lo que los ponía tan incómodos.

¡No lo pude evitar!

¡Y vaya si me alegro de haberlo hecho!

Porque me di cuenta de que lo que les molestaba no era si sabían o no sabían el tema en cuestión, lo que les molestaba era sentirse “a prueba”.

Un compañero me dijo “¿Sabés qué es lo que pasa? Es incómodo estar ahí parado delante de todos, hablando y hablando, para ver si al profesor se le antoja que sabés de qué estás hablando”.

Y en su descripción me vi a mí mismo en mi última cita con una mujer: hablando y hablando para ver si a ella se le antojaba que yo sabía de lo que estaba hablando… y se impresionaba y decidía que yo era un buen candidato.

Es decir, para mí, en ese momento, conocer a una mujer y tratar de seducirla era tan incómodo como era para mis compañeros rendir un examen oral.

Y dejame que te diga algo bien claro: ESA NO ES UNA BUENA MANERA DE CONOCER MUJERES.

Cómo Descubrí Una Manera Mejor De Pensar En Esto

Así que me puse a pensar y pensar sobre esto…

Por un lado, yo sabía “instintivamente” que conocer a una mujer para tener una relación no podía ser tan incómodo… ¡sino nadie lo haría!

Pero por otro lado, todo lo que veía en la televisión y en el cine o lo que leía en las “revistas del corazón” parecía indicar que ser “un tierno” o un “hombre impresionante” era la clave para conquistar a las mujeres.

La respuesta me llegó como una revelación una tarde de primavera que había salido a caminar…

Pensé ¿es posible que San Martín (o cualquier otro gran hombre) se hiciera el “tierno” o el “impresionante” para conocer a una mujer?

Pensé ¿es posible que San Martín (o cualquier otro gran hombre) se hiciera el “tierno” o el “impresionante” para conocer a una mujer?

Y me dije a mi mismo “¿Te imaginás a San Martín hablando tanto como vos y desesperado por que no se haga un silencio incómodo? y ¿te lo imaginás preocupado por la ropa que se iba a poner para conocerlas?”

Mirá que yo me considero un hombre con bastante imaginación, pero me resultaba imposible imaginarme a San Martín actuando de esa forma.

A partir de ese momento me propuse cambiar mi forma de actuar en las citas…

Probé hacer todo lo contrario de lo que venía haciendo: me hacía el desinteresado y miraba para otro lado, no hablaba o contestaba con monosílabos pero no me dio muchos resultados.

Si bien mi primer extremo no me gustaba, este otro extremo no les gustaba a ellas.

Después de probar y probar (y fallar) encontré el intermedio preciso…

Presentate Como Sos

Lo que ellas buscan es un hombre… así de simple.

Y vos ya sos un hombre, desde que naciste.

Quizás todavía no sabías que era tan fácil, pero es así.

Y ahí entra en juego mi libro “Cómo Conocer Mujeres Para Seducirlas Y Divertirte Con Ellas”, donde escribí de manera bien detallada sobre las formas de sacarte definitivamente el miedo a conocer mujeres.

Ya sea que te sentís a prueba cuando estás hablando con ellas, o que todavía no te animás a acercarte a hablarles, la primera parte del libro -llamada “Normalización”- tiene toda la teoría que necesitás saber para que conocer mujeres sea cada vez más simple y más cómodo.

En la segunda parte -Entrenamiento Varonil- vas a encontrar ejercicios que te ayuden a internalizar todo lo que aprendiste.

Y en la tercera parte, tenés la explicación de cómo combinar todo lo anterior para que estés conociendo mujeres, cómodamente, muy RÁPIDO.

Acá tenés la página del libro: Cómo Conocer Mujeres Para Seducirlas Y Divertirte Con Ellas.

Compartir